Tenemos mucho cuento (próximamente)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tenemos mucho cuento (próximamente)

Mensaje por Tenshiko el Jue Oct 20, 2011 7:22 pm

Comienzo en este foro poniendo una historia para Lili, es una historia que le debo (ella ya sabe la razón) que tenia que haber escrito hace ya unos meses y que espero que le guste y haya merecido la pena la espera

Titulo: TENEMOS MUCHO CUENTO

Género: Parodia, humor

Tipo de historia: Fanfic y crossover entre personajes del manga "Naruto" y cuentos clásicos

Resumen: Lili supo que había leído demasiado una historia de "Naruto" cuando vio aparecer ante ella a Tsunade exigiéndole que fuera al país de los cuentos a solucionar varios problemillas que habían surgido ya que ella tenía que acudir a una importante reunión... Aquello era una alucinación o un sueño, seguro pero Lili aceptó y de pronto se vio en un lugar maravilloso...

¿Maravilloso? Si, claro. Todos los personajes de los cuentos habían sido sustituidos por personajes del manga y todo era un verdadero caos... El lobo feroz es perseguido por unos mercenarios contratados por la abuelita, Wendy se escapó con el Capitán Garfio, la Bella Durmiente tiene que buscar a una chica para que bese a su hermano dormido, que por un fallo ha sido el hechizado, Cenicienta tiene demasiado mal genio, Rapunzel se niega a que alguien trepe agarrándose a su pelo... y Lili, acompañada por una pervertida Dorothy, un hombre de hojalata que habla poco, un espántapájaros que solo piensa en beber agua y un león bipolar se supone que tiene que encontrar al mago de Oz y solucionarlo todo ¿Lo conseguirá?

Disclaimer: Los personajes de Naruto no me pertenecen, son propiedad de Masashi Kishimoto y yo los utilizo sin ánimo de lucro. Los cuentos populares tampoco los he creado yo, más bien los he destrozado, por lo que pido disculpas. Y el personaje de Lili es... Lili. Eso si, la absurda idea si es mía.

(Ahora mismo no puedo subir el primer capítulo pero prometo que editaré este tema y lo haré muy prontito)
avatar
Tenshiko

Mensajes : 6
¿Que te Gusta? : 0
Fecha de inscripción : 20/10/2011
Localización : Búscame a ver si me encuentras

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tenemos mucho cuento (próximamente)

Mensaje por LiliCast el Mar Oct 25, 2011 11:19 am

Esperare jajaja... ¿Porque sera? bueh bueh gracias por todo Tenshiko y pues a seguir con esto que ya quiero ver en cuantos problemas me metere, ups! jajaj...
avatar
LiliCast
FansProMaster

Mensajes : 30
¿Que te Gusta? : 3
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Edad : 22
Localización : Venezuela

Ver perfil de usuario http://fans-vida.superforo.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Tenemos mucho cuento (próximamente)

Mensaje por Tenshiko el Jue Nov 03, 2011 12:23 pm

Ya estoy aquí, se me había olvidado... la falta te costumbre, bueno, vamos allá

01. LA SUSTITUTA DEL HADA MADRINA

Lili apagó el ordenador ¿cuántas horas llevaba leyendo historias de Naruto? ¡Por dios! ¡No podía ser! ¿Cómo se había pasado el tiempo tan rápida y tan tontamente?
Todo empezó por leer una historia que le habían recomendado y terminó de esa forma, perdiendo la noción del tiempo. Era hora de descansar un poco de tanto Naruto, si es que cerraba los ojos y le parecía ver al rubio con su cara sonriente delante de ella.
Se fue a dormir, ya no eran horas para estar despierta, además que sentía la cabeza embotada con tantas historias. Era mejor dormir y soñar algo agradable.
A Lili le encantaba soñar, para ella era como viajar en una nave fantástica. En sus sueños veía cosas que podrían suceder, descubría sentimientos y resolvía dudas. Su subconsciente le proporcionaba pistas y soluciones, era sorprendente, aunque a veces los sueños eran la cosa mas absurda del mundo, bueno, al fin y al cabo eran solo eso, sueños.
Se había dormido, eso podía jurarlo, estaba dormida cuando notó como la movían suavemente.
- Lili… Lili…
Una voz la llamaba en tono bajo, una voz femenina.
- Lili… despierta… tienes que empezar tu misión.
Lili abrió los ojos desperezándose.
- Vamos Lili - continuó hablando la voz - Ya deberías estar allí.
- ¿Dónde debería estar?
Estaba dormida, estaba segura de que estaba dormida y más aún lo estuvo cuando vio delante de ella a... ¿Tsunade?
Si, estaba soñando. Mejor volvía a cerrar los ojos.
- ¡Eh! ¡Niña! ¡No te me hagas la dormida y espabila de una vez!
Lili volvió a abrir los ojos aquella voz, ya no era suave, ni en todo bajo, aquella voz sonaba como estridente y bastante mandona. Miró de nuevo a... aquella figura... definitivamente esta soñando porque esa era Tsunade, la Tsunade que sale en Naruto, la serie de anime, era un personaje de anime en carne y hueso delante de ella, bueno en carne y hueso no, por supuesto, más bien en tinta pero es que era un personaje de anime, claramente estaba soñando y esto le pasaba por haber estado leyendo tantos fanfics de Naruto, ahora soñaba con que la rubia Hokage y sus enormes pechos estaban delante de ella.
Lo mejor sería ignorar aquella visión.
- ¡Que te despiertes! - la zarandeo bruscamente.
Se tocó la frente, pues no parecía que tuviera fiebre. Algo le habría sentado mal, las patatas quizás.
- ¡Niña no me obligues a ponerme brusca! ¡Te advierto que yo puedo ser muy bruta si me lo propongo!
Bueno esto ya era demasiado, menuda alucinación más molesta y encima tenía que ser Tsunade, ya podía habérsele aparecido Sasuke o Naruto, no, tenía que ser la pechugona esa.
Volvió a cerrar los ojos, seguro que si se relajaba el dibujo ese desaparecería.
- ¡Lili! ¡Es la última vez que te aviso, te lo advierto! - volvió a zarandearla - ¡Hazme caso!
- ¡Bueno vale ya! - se encaró Lili al dibujo poniéndose en pie y colocando sus manos en la cadera - ¡Ya está bien de tocarme las narices! ¡Déjame dormir de una vez!
- Mira déjate ya de tonterías, no tenemos mucho tiempo. Tienes que ir al país de los cuentos a hacerme una sustitución.
- ¿El qué? - dijo completamente asombrada.
- No tengo tiempo de explicártelo, el caso es que yo soy el Hada Madrina de los cuentos, ya se que suena raro pero es que... mira no me preguntes como fue, lo único que se es que yo era muy feliz siendo Hokage, bueno, todo lo feliz que podía ser, tu me entiendes y de pronto me he visto convertida en el Hada Madrina de los cuentos y no sabes la de trabajo que es eso
Lili entornó los ojos. Esto le pasaba por dejar que una alucinación hablase... definitivamente estaba soñando.
- El caso es que tengo que ir a poner una queja para ver si se arregla todo este jaleo y no puede ir nadie salvo yo, créeme, ya lo he intentado y el problema es que tengo mucho trabajo y no lo puedo abandonar, así que, ahora tu me vas a hacer un favor y vas a hacerme el turno ¿A que si?
Vale, no entendía nada.
- ¿El turno de qué?
- El turno como Hada Madrina de los cuentos. Ay chica, no estás prestando atención. Tú vas a ser la sustituta del Hada Madrina y mientras yo voy a poner la maldita queja y así todos volveremos a estar donde pertenecemos.
- ¿Al... manicomio?
- Mira, es muy fácil, toma - le dio una especie de varita de color rosa con purpurina - Ya se que es un poco cursi pero es lo que hay, esta es mi varita, agitándola y pensando en tu deseo este se hará realidad.
- ¿Se hará realidad lo que desee?
- Trae acá. A ver... concede a esta chica mis poderes y trasládala al mundo de la fantasía.
Tsunade agitó la varita por encima de su cabeza y un pequeño polvo pareció salir de ella.
- ¿Y? - preguntó Lili escéptica.
- Toma, sujeta la varita y no la pierdas. Mira ¡Ya llega!
Una bola de colores se iba haciendo cada vez más grande delante de ellas.
- ¿Eso va a doler?
Lili desde luego no sintió dolor, solo un gran fogonazo que la obligó a cerrar los ojos.
Cuando los abrió se encontraba en un lugar completamente distinto y lo más alucinante, todo parecía estar dibujado, era como estar dentro de una película de dibujos animados ¿Qué había pasado? Sería parte del sueño, pues parecía un sueño divertido, quizás valdría la pena soñarlo.
Eso lugar parecía un bosque, estaba tumbada en el suelo, se incorporó y se miró ¡anda! ella también era un dibujo, que cosa más graciosa, llevaba un vestido vaporoso y muy largo de colores rosáceos, a su lado un personaje de dibujos parecía dormir, la miró con detenimiento esa chica… porque era una chica era… esa era Karin ¿o no? La cara desde luego era la suya, el pelo rojo y tenía hasta las gafas de pasta. Vestía una camisa a cuadros recogida con un nudo por debajo del pecho y un cortito pantalón vaquero… demasiado corto a juicio de Lili; el pelo lo tenía recogido en dos trenzas, una de ella bastante mal hecha, atadas con dos enormes lazos.
- ¿Qué hago? ¿La despierto? Si, voy a despertarla. Karin… Karin…. - la meneó.
- Umm ¿qué pasa?
Karin abrió los ojos, la miró y dio un gritito.
- ¿Quién eres tú?
- Buena pregunta... pues yo, soy... Lili.
- ¿Quién es Lili?
- Ay... si te digo la verdad no te se responder... ¿Una chica?
- ¿Eres una bruja?
- Creo que más bien soy un hada, un hada madrina, bueno más bien la sustituta del hada madrina, mira tengo... ¿Dónde está? - Lili miró a sus pies y vio la varita rosa - ¡Aquí está! Esta es una varita. A ver ¿Cómo era? Pienso en mi deseo y agito la varita... creo... A ver, deseo que... ¿Que quieres que desee?
- No se... pide okonomiyaki, tengo hambre.
- Bueno... deseo que aparezca un delicioso okonomiyaki.
Y delante de ellas apareció un plato con un okonomiyaki en él, Lili se apresuró a cogerlo antes de que cayera al suelo.
- Toma, aquí tienes... Esto es alucinante - dijo mirando con admiración la varita - Esto es... ¡poder!
- ¡Ala! ¡Que alucinante! Yo soy Dorothy… encantada de conocerte, hadita.
- ¿Doro…? ¿Karin estás bien?
- Dorothy, soy Dorothy, no conozco a ninguna Karin ¿Dónde estamos? ¡Esto no parece Kansas! ¿Y mis tíos? ¿Y Totó? ¡Totó!
- ¿Totó?
Se oyeron unos ladridos, Akamaru, el perro de Kiba tal y como salía en la primera parte de Naruto, es decir, en su tamaño pequeño, apareció corriendo.
- ¡Totó! ¿Dónde estabas bonito?
- ¿Totó? ¿Dorothy? ¿Kansas?
- Perdona hadita pero ¿Tú sabes donde estamos?
- Pues según las pistas dentro del cuento del mago de Oz, aunque no se que pinta aquí el okonomiyaki ¿Este es Akamaru, el perro de Kiba?
- Este es Totó, no conozco a ningún Kiba, es mío, la malvada Miss Gulch quiere quitármelo, dice que le mordió pero eso es falso, Totó es muy bueno.
- Pero tú eres una ninja.
- No, no, señorita hada, soy una niña, una niiiiiña.
- Bueno, no tan niña, la verdad. Que curioso es esto - Lili se separó un poco para reflexionar sobre aquello, no solo es que estuviera en un cuento es que Karin no recordaba que era Karin, decía que era Dorothy y llamaba a Akamaru, Totó, eso era del mago de Oz pero ¿Qué hacía Karin, una ninja, dentro del mago de Oz? Aquello cada vez tenía menos sentido - ¿Recuerdas como has llegado aquí?
- No se, estaba en casa de mis tíos, en Kansas, estaba muy enfadada con Miss Gulch, ya te lo he contado, la muy bruja quiere llevarse a Totó, de pronto ha habido un tornado y la casa ha empezado a girar y… ¡La casa!
Miraron a sus espaldas, había una pequeña y extraña casa.
- ¿Esta es tu casa?
- No… esta parece…. ¡Chocolate!
- ¿Una casa de chocolate? - pues si, parecía de chocolate - ¡Karin, no! Digo… Dorothy ¡No comas ese chocolate!
- ¿Por qué? ¡Está buenísimo!
- A saber si no está caducado… que asco Dorothy ¡Suelta eso ahora mismo!
- Eres muy gruñona ¿No, hadita?
- Bah… haz lo que quieras… Una casa de chocolate… ¿Qué hace una casa de chocolate en el Mago de Oz?
Lili se sentó tratando de analizar lo que pasaba.
- Dorothy… Totó… Kansas… el tornado… seguro que es el Mago de Oz pero ¿Qué pinta la casita de chocolate? ¿Y por qué Karin es Dorothy?
- Llego tarde, llego tarde… es muy tarde…
Un niño con gafas, llevando un enorme reloj en las manos y vestido con unos extraños pantalones blancos bombachos y un raquítico chaleco blanco pasó corriendo por allí como una exhalación, lo más extraño todavía es que Lili hubiera jurado que tenía orejas y una cola pomposa de conejo.
Aún no se recuperaba de aquella visión cuando oyó algo como un trueno y un humo grisáceo lo cubrió todo, al disiparse aquel humo que una nueva persona estaba frente a ellas... Orochimaru vestido con una túnica negra, un gorro puntiagudo en la cabeza y una escoba en la mano.
- ¿Qué tenemos aquí? Vaya, vaya… dos intrusas, dos pequeñas y molestas intrusas - habló sinuosamente.
- ¿Y tú quien eres? - preguntó Karin.
- ¿No me conoces? ¡Pues deberías! Soy la malvada bruja del este.
- ¡Tu eres Orochimaru! - gritó Lili - ¡Que bruja, ni que porras!
Un estruendoso trueno sonó de nuevo.
- Son mis efectos especiales… ¿Os gustan?
- Bruja tenías que ser… - murmuró Lili - ¿Qué pasa que vas de travesti ahora?
- ¿Decías?
- No nada… esto… yo solo estoy de visita.
- Perdone señora... señor bruja - dijo Karin - Yo soy Dorothy y este es mi perrito Totó, un tornado lanzó mi casa por los aires y me trajo aquí, quisiera saber como volver a Kansas.
- ¡Silencio! - habló en voz alta Orochimaru - O sea que esta casa es tuya.
- No señor bruja, esta es de chocolate, no se puede vivir en una casa de chocolate.
- ¡A callar! O sea que tu eres la propietaria del arma homicida ¡Tú! ¡Maldita cría mal vestida!
- ¿Qué arma?
- ¡Por tu culpa mi querida hermana la bruja del oeste esta ahora muerta!
- ¿De que habla? - preguntó Karin a Lili.
- La casa ha caído sobre su hermana y la ha aplastado - Lili se puso cómoda para ver todo aquel espectáculo, ya que estaba no se lo iba a perder.
- ¡Oh, pero eso es horrible!
- ¿Entiendes ahora, pequeña pulga, cual es mi dolor?
- Oh si señor, es algo espantoso.
- Es increíble - volvió a murmurar Lili - Si parece tonta y todo.
- ¿Y tú que murmuras? - Orochimaru la miró furioso - Eres muy sospechosa, sabes demasiado ¿Por qué?
Un humo de color rosado y con un fuerte aroma dulzón les rodeó. Tsunade, radiante con un vestido blanco y brillante, una corona de diamantes y el pelo suelto, ondeante al viento y con flores prendadas en él, hizo su espectacular aparición.
- ¿Tú? - bramó Orochimaru - ¡Maldita bruja pija!
- Hola querido, me habían dicho que estabas por aquí y ya veo que tienes visita.
- ¿Y esta quien es? - preguntó Karin en un susurro a Lili.
- Diría que ahora es la bruja buena del norte.
- Buenas tardes, señorita bruja buena.
- Ah, querida, buenas tardes ¿tú quien eres?
- Soy Dorothy, señorita.
- ¡Es la culpable de la muerte de mi hermana!
- No, yo no, fue un accidente.
- ¿Tu has matado a la bruja mala del oeste?
- Bueno yo… el hadita dice que si.
- Pues entonces, querida niña, eres una heroína.
- ¡Qué heroína ni que gaitas! ¡Es una asesina! Pero yo, la gran bruja del este - de nuevo aquel trueno - cobraré venganza. Déjame pasar, pija.
- ¡No! Se lo que pretendes y no te dejaré.
- ¿Y que vas a hacer tú? No lucharás conmigo, ni siquiera estás aquí realmente, eres solo una proyección.
- Es cierto, además mi varita la tiene esta otra chica.
- ¡Eh! - protestó Lili - A mí no empecéis a meterme en vuestros rollos.
- Pero querida tu tienes mi varita ¿No lo recuerdas?
- ¿Y ahora porqué me hablas como si fueras tonta? Mira, te devuelvo tu varita y en paz.
- No puedes, no estoy aquí. Como ha dicho mi amigo la bruja solo soy una proyección, en realidad estoy en la cola del Ministerio de Asuntos Internos de Historias de Fantasía esperando mi turno, he decidido proyectarme para ver que tal te iba. Te informo que estás en el cuento “El mago de Oz“.
- De eso ya me había dado cuenta.
- ¡Dejaros ya de tonterías! - gruñó Orochimaru - A mí tampoco me apetece estar aquí y sin embargo estoy.
- ¡No te quejes! - gritó Tsunade - Estoy haciendo cola para solucionar este problema y devolvernos a nuestro mundo ¿Crees que me gusta estar toda la mañana esperando? ¿Eh? Y tu, Lili, a ver si espabilas de una vez y haces bien tu trabajo.
- ¿Qué trabajo?
- Desde que soy el Hada Madrina de los cuentos he tenido que hacer un montón de trabajos, entre ellos eso de los zapatos, así que hazlo y ya. Venga, sala la varita y hazlo de una vez.
- ¡Que mal genio tiene! - susurró Karin a Lili.
- Pues no la has visto tu cuando da puñetazos.
- Será mejor que hagas lo que dice, hadita.
- Si, creo que si.
Sacó la varita y con un gesto los zapatos rojos que se veían en los pies de la bruja aplastada por la casita de chocolate aparecieron puestos en los de Karin.
- ¡Oh! - exclamó esta - ¿Qué es esto?
- Son unos chapines colorados - contestó Lili - Te van a traer problemas.
- ¡Los zapatos de mi hermana! ¡Maldita bruja pija! - gruñó Orochimaru.
- Ahora son de esta niña ¿Cómo has dicho que te llamabas, querida? - preguntó Tsunade.
- Dorothy.
- Pues eso, son de Dorothy y nadie, ni tú con toda tu magia se los podrá quitar.
- ¿Te crees que has hecho una gracia, pija asquerosa? ¡Me las pagarás! ¡Te lo juro! Esos zapatos serán míos aunque tenga que cortarle los pies… ¡Ya lo verás!
Orochimaru se subió a horcajadas en su escoba y salió volando de allí mientras soltaba un montón de insultos y palabrotas.
- ¡Por favor, que vulgaridad! En fin, menos mal que ya se ha marchado.
- Esto… señorita bruja…
- Ay, si querida, me olvidaba de ti. Mira tienes que hacerme un favor, lleva esos zapatos al Mago, él sabrá que hacer.
- Pe… pero…
- Te los hemos puesto con magia y nunca me acuerdo del hechizo que los quita… ay, siempre me pasa igual, pero tranquila, en el palacio del Mago lo averiguaran… y de paso se los das… ¡Ay que bien me ha salido todo! He impedido que esa bruja se quede con los zapatos y ahora alguien los va a llevar al Mago por mí… perfecto.
- Pero yo no quiero ir a ese palacio, yo quiero ir a mi casa, a Kansas.
- ¡Ay no me seas quejica! Los llevaría yo misma pero no puedo, tengo que estar esperando en esta maldita cola, ya sabes la burocracia, anda bonita, total, no te los puedes quitar. Tú solo sigue el camino de baldosas amarillas y llegarás.
- ¿Qué camino?
- Lili, te toca a ti.
- ¿El qué?
- ¡Ay por favor que lenta que eres! Mira, así no hay forma de seguir el cuento, te voy a dejar a Katsuyu, ella te ayudará porque no voy a poder estar proyectándome todo el rato - hizo un extraño gesto y de pronto una babosa de unos 15 cm apareció en el hombro de Lili.
- ¡Ah! - gritó Karin - ¡Tienes un bicho!
- No soy un bicho, soy Katsuyu, la invocación de Tsunade.
- ¡Y encima habla! ¡Mátalo!
- Tranquila - dijo Lili resoplando - Es un bichito mágico. Oye Tsunade ¿Por qué esta no recuerda nada?
- Ah si, se me olvidó mencionártelo... nadie recuerda quienes eran, han adoptado la personalidad del personaje.
- Ahora entiendo lo tontita que se comporta.
- Y es un verdadero problema porque tampoco saben muy bien lo que tienen que hacer, pero para eso estás tú, el Hada Madrina de los cuentos, te las apañarás bien y ahora disculpa que alguien me dice algo.
Tsunade desapareció tal y como había aparecido, envuelta en un nube rosa.
- Se ha ido - habló Karin - ¿Y ahora que hacemos?
- Pues supongo que lo primero hacer que aparezca el camino.
- ¿Qué camino?
Lili agitó la varita y un camino de ladrillos de color amarillento apareció.
- Ese camino, el que nos llevará al mago.
- Pero yo quiero ir a Kansas, a mi casa.
- Por eso, el mago es el que tiene que ayudarte.
- ¿Seguro?
- Pues claro, es un mago muy poderoso, si alguien puede ayudarte es él. Creo que no te queda otro remedio, tienes que seguir el camino de baldosas amarillas.
- ¿Seguro que el mago me ayudará?
- Seguro, cuando llegues al palacio podrás volver a casa.
- Pero me da miedo ir sola.
- No te preocupes, yo voy contigo, creo que hasta que no haga lo que tenga que hacer no voy a poder despertarme, además, no me puedo perder a tus peculiares amigos.
- ¿Qué amigos?
- Me muero por saber quienes serán.
- Pues venga, vamos, deprisa.
Muy decidida Karin empezó a andar, Lili pensaba si esa era su misión: ayudar a Karin a volver a casa, a lo mejor por el camino tenían que pasar pruebas o algo así. También se preguntaba quienes serían el espantapájaros, el hombre de hojalata y el león cobarde, aunque empezaba a sospecharlo.
- ¿Y tú dónde vives, hadita?
- No me llames hadita, me llamo Lili. En realidad vivo en el subconsciente de una chica, soy parte de sus sueños.
- ¿Y dónde está eso? ¿En América?
Lili la miró confundida ¿Es que de veras era tonta? Esta rió.
- ¿Te lo has creído? Has puesto una cara muy graciosa… Te he entendido perfectamente, quieres decir que no existes de verdad, que estás soñando ¿a que sí?
- Bueno, mas o menos.
- Entonces seguro que el mago te ayudará a ti también.
- Pues a lo mejor… Oye Dorothy ¿De dónde has sacado esa ropa?
- Me la ha hecho mi tía ¿te gusta?
- Si, pero dile a tu tía que te haga algo un poco más grande, esa te queda pequeña.
- Si, he crecido bastante… Mira, allí hay una personas, quizás nos puedan ayudar.
Un poco más adelante te podían ver tres figuras, una de ellas sentada en el suelo, apoyándose contra un árbol. Lili les reconoció enseguida.
- Mira tú donde están… lo sabía, sabía que serían ellos.
- ¿Los conoces?
- Son el hombre de hojalata, el espantapájaros y el león cobarde… tus nuevos amigos.
- ¿Un león? ¿No será peligroso?
- No, es un león muy manso.
Se acercaron, allí estaban: Juugo, vestido con una sudadera con mucho pelo, unas extrañas orejitas que se le veían en la cabeza y lo más curioso, una cola de león que parecía salirle del pantalón; Suigetsu, sentado, con una botella de agua en las manos, vistiendo unos pantalones roídos, una camiseta llena de agujeros por los cuales parecían escapársele hebras de paja, un roñoso chaleco y el pelo que también tenía lleno de paja. Y Sasuke, con unos pantalones de color gris metalizado, una blusa del mismo color completamente desabrochada y llevando a su espalda una pequeña mochila. Akamaru se acercó ladrando hacia ellos, Juugo dio un salto y se escondió detrás de Sasuke.
- ¿Es tuyo este perro, niña? - gritó - ¡Aléjalo!
- Totó por favor no ladres a los desconocidos, ven, no seas malo. Lo siento mucho, pero no os asustéis, Totó no es malo, no muerde - habló Karin mientras miraba de arriba a abajo a Sasuke.
- ¿Qué hacéis aquí los tres juntos? - interrogó Lili.
- Estábamos aburridos de esperar - contestó Sasuke.
- ¿Eres tu a quien esperamos? - preguntó Suigetsu levantándose y dejando caer una hebras de paja.
- No, yo no… es ella.
- ¿Me esperáis a mi? - dijo Karin sin dejar de mirar a Sasuke.
- ¿Tú eres la que va a ver al mago? - se interesó Sasuke.
- Si ¿Cómo lo sabéis?
- La bruja mala te está vigilando - contestó Juugo - Ha puesto espías por todas partes, es horrible y espantoso, tienes que ir con cuidado, si te coge te hará cosas terribles.
- ¿Y vosotros quienes sois?
- Yo soy un hombre de hojalata - Sasuke dio un paso al frente.
- ¡Tú lo que estás es buenísimo!
- ¡Ka…! ¡Dorothy, por dios, contrólate!
- ¿Pero tu le has visto? Ay madre… ¡Yo le oxidaba a base de lametazos!
- Se supone que es un hombre de hojalata y tiene un problema.
- Pero está muy bueno, no parece de hojalata, la hojalata es fría y el parece…
- Chisst… no lo digas… no llevando esa ropa.
- Tu tampoco pareces una niña - dijo el espantapájaros mirando a Dorothy - Vamos, yo no te imaginaba así.
- ¿Tú que estás mirando, pervertido? Ah, mi tía ya me habló de hombres como tu.
- ¿Cómo que como yo, niña estúpida?
- ¿Estúpida yo? ¿Has oído lo que me ha dicho el pervertido, hadita?
- ¿Ves? Estos tres tienen las hormonas muy mal, procura no ponerles nerviosos. Sigue hombre de hojalata, cuéntale tu mismo lo que te pasa.
- Mi creador no me ha puesto corazón.
- Tú nunca tuviste corazón - murmuró Lili - Muy apropiado.
- ¿Ves? Por tu mano en mi pecho, verás como no late nada.
- ¿Puedo tocar? - y antes de que nadie la contestase había puesto su mano en el pecho y hasta la oreja - ¡Ala! ¡Es verdad! ¡No tienes corazón! Pero tu piel es muy caliente y…
- ¡Dorothy! - gritó Lili -¡Deja de sobarle!
- ¿Qué? Bah… no te preocupes seguro que el mago te dará uno.
- ¿Tu crees?
- Seguro, he oído que es muy poderoso.
- Entonces ¿Te puedo acompañar a ver a ese mago?
- Pues claro, es más, tu no te tienes que separar de mi - le cogió la mano - ¿Y vosotros?
- Yo soy un león - habló Juugo.
- ¿Pero un león de verdad?
- ¿Ves? Nadie me cree - se quejó - No doy miedo, nadie se asusta de mi.
- Ah, no llores, pobre minino, ven que te rasco detrás de las orejitas, eres un león tan tierno…
- Si, yo soy muy manso señorita extraña ¿ve? No asusto a nadie, ese es mi problema.
- ¿Qué problema? - repitió Karin.
- Que debería dar miedo, terror, mi rugido debería producir pánico, sin embargo soy yo el que se asusta, todo me da miedo ¡he perdido mi valor!
- Eso es porque te falta autoconfianza, ven con nosotros a ver al mago, él te ayudará.
- ¿Tu crees? ¿El mago me dará valor?
- Seguro, además por el camino te voy a dar unos consejos para que confíes más en ti mismo.
- Pues a mí si que me da miedo - volvió a murmurar Lili - Hasta escalofríos me dan.
- ¿Y tú? - añadía Karin - El que va vestido de pobre ¿A ti que te pasa?
- ¿A mi? Ah si, claro, yo es que soy un espantapájaros.
- ¿Un qué?
- Un espantapájaros.
- No me extraña y espanta-todo, con esa pinta no se puede ir por la vida, lo que tu necesitas es un asesor de imagen, además si es que hueles a pescado ¿Dónde te has bañado? O mejor ¿Cuando te bañaste por última vez?
- ¿El que? No, no, yo soy un espantapájaros, estoy hecho de paja y ropa vieja, mi trabajo es espantar a los pájaros de los sembrados.
- ¡Pues vaya trabajo!
- Mi problema es que no tengo cerebro.
- Realmente no se para que va a querer tener un cerebro un espantapájaros.
- ¿Qué pasa? Tengo inquietudes culturales ¿No puedo tenerlas? Yo quisiera ser listo, entender las cosas, saber hablar de cosas importantes pero no tengo cerebro, claro, soy de paja.
- Oh, oh, pobrecito… sigo sin saber para que lo quieres pero me das penilla.
- ¿Puedo abrazarme a ti para sentir calor humano?
- ¡Mira el tonto! - gritó Karin - ¡A mi no te me acerques, apestoso! Defiéndeme hombre de hojalata - se abrazó a él.
- Mujer, tengo que compensar mi falta de cerebro con algo y en el sembrado se ve cada cosa…
- A ese te le acumula la paja donde yo se me - resopló Lili.
- Bueno - habló Dorothy - No pasa nada, el mago seguro que te consigue un cerebro, vente con nosotros.
- ¿Y podré pensar?
- Claro y hasta hacer cuentas. Venga ya está decidido, ¡Nos vamos todos a ver al mago!
Akamaru ladró.
- ¿No puedes callar a esa bestia? - se quejó el león - ¿O atarlo?
- ¿Atar a Totó? No, no, yo nunca haría eso. Por cierto, ¿como os llamáis?
- León,
- Espantapájaros.
- Hombre de hojalata.
- ¿Pero es que no tenéis nombre? Yo me llamo Dorothy y este es Totó y la hadita se llama Lili.
- Pues no, no tenemos nombre - contestó el hombre de hojalata.
- ¡Pero eso es horrible! ¡Tenéis que tener un nombre!
- Son Juugo, Suigetsu y Sasuke… eso son sus nombres - intervino Lili - Ala, ya está ¿a que son bonitos? Pues venga, andando.
Empezaron a andar, Dorothy se agarró al hombre de hojalata.
- Perdona - habló el león - ¿Qué… que es eso que llevas en el hombro?
- Ah, una babosa.
- ¿Mu… muerde?
- Soy una babosa, no tengo dientes por lo tanto no puedo morder.
- Ah, ya me quedo más tranquilo.
- Esto - dijo el espantapájaros dirigiéndose a Lili - ¿Cuál es mi nombre?
- Suigetsu, te vas a llamar Suigetsu.
- ¿Y sería mucho preguntar por qué me llamo así?
- Yo que se, te lo puso Kishimoto... otro mago muy poderoso de donde yo vengo. Para no tener cerebro preguntas demasiado.
- Deberíamos darnos prisa - dijo el león - Si no, anochecerá antes de que lleguemos y la noche me da mucho miedo, está todo oscuro y salen los fantasmas.
- Juugo, por favor, trata de controlarte - habló Lili - Piensa en... pajaritos, a ti te gustan los pajaritos.
- ¡No! - gritó Suigetsu - ¡Pájaros no! ¡Pájaros no!
- ¿Por qué? - dijo temeroso Juugo - ¿Pican o algo? A lo mejor quieren sacarnos los ojos ¿Es eso?
- Pues estamos buenos… - suspiró Lili.
Y así emprendieron el camino, un camino de lo más curioso que les llevaría a vivir las aventuras más absurdas que Lili podría imaginar, claro que eso era un sueño ¿O no?

Continuará
avatar
Tenshiko

Mensajes : 6
¿Que te Gusta? : 0
Fecha de inscripción : 20/10/2011
Localización : Búscame a ver si me encuentras

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tenemos mucho cuento (próximamente)

Mensaje por LiliCast el Miér Nov 23, 2011 9:05 am

Ya ves que yo te leo, jajajaja, ¿Por que sera? XDD... ahora, retome lo de hacerle publicidad al foro muajajaj, cuidate y gracias por esta historia jejeje
avatar
LiliCast
FansProMaster

Mensajes : 30
¿Que te Gusta? : 3
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Edad : 22
Localización : Venezuela

Ver perfil de usuario http://fans-vida.superforo.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Tenemos mucho cuento (próximamente)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.